sábado, 18 de diciembre de 2010

HOMENAJE A MIGUEL HERNÁNDEZ / ANDALUCES DE JAÉN

.
Hoy tocaba el último capítulo de la banda sonora para el otoño, pero con estos fríos hemos decidido adelantar el invierno. Además, se acerca la recogida de la aceituna y tenemos que seguir con nuestro homenaje a Miguel Hernández; así que aquí tenéis un clásico que no podía faltar en El Olivo: "Andaluces de Jaén". Canta otro clásico: Paco Ibáñez.

Se lo dedicamos a nuestro olivo, altivo y solitario.




Aquí tenéis el poema completo:

Andaluces de Jaen,
aceituneros altivos,
decidme en el alma:
¿Quién, quién levanto los olivos?
No los levanto la nada,
ni el dinero, ni el señor,
sino la tierra callada,
el trabajo y el sudor.

Unidos al agua pura
y a los planetas unidos,
los tres dieron la hermosura
de los troncos retorcidos.
Levantate, olivo cano,
dijeron al pie del viento.
Y el olivo alzo una mano
poderosa de cimiento.

Andaluces de Jaen, aceituneros
altivos, decidme en el alma:
¿Quién, amamanto los olivos?
Vuestra sangre, vuestra vida,
no la del explotador
que se enriquecio en la herida
generosa del sudor.
No la del terrateniente
que os sepulto en la pobreza,
que os pisoteo la frente,
que os redujo la cabeza.
Arboles que vuestro afan
consagró al centro del día
eran principio de un pan
que solo el otro comía.

¡Cuántos siglos de aceituna,
los pies y las manos presos,
sol a sol y luna a luna,
pesan sobre vuestros huesos!
Andaluces de Jaen, aceituneros
altivos, pregunta mi alma:
¿de quién, de quién son estos olivos?


Jaen, levantate brava
sobre tus piedras lunares,
no vayas a ser esclava
con todos tus olivares.
Dentro de la claridad del aceite
y sus aromas, indican tu libertad
la libertad de tus lomas.

Miguel Hernández
.

3 comentarios:

Agatha Christie dijo...

¡Éste es nuestro poema, sí! De Miguel Hernández para todos los mochuelitos parleños. :)

Minerva McGonagall dijo...

¡Cómo me gusta este vídeo! Me encantan las fotos, esas imágenes que llenan mi retina desde pequeña, esas lomas infinitas plagadas de olivos hasta donde se pierde la mirada. Yo soy doblemente olivarera, andaluza de Jaén y aceitunera altiva desde que me paseo por nuestro instituto y comparto tiempo con todos vosotros.
Aceitunados besos para todos los habitantes del blog

Marta de Nevares dijo...

A pesar de que Paco Ibáñez no tenga una voz maravillosa, ¡cómo me gusta esta canción! Me trae muchísimos recuerdos. Paco Ibáñez fue mi primera aproximación a éste y a otros poetas. Recuerdo al padre Marqués, un jesuita que me dio clase de Lengua en COU y que permitió que se escucharan en clase discos que estaban prohibidos por la censura.