viernes, 22 de junio de 2012

YA HA LLEGADO EL VERANO

Sí, ya está aquí el verano, como todos los años. Calor y moscas. La imaginación empieza a volar hacia la playa. Algunos la seguirán en breve; otros no. La playa..., ¡ah!... Arena, sol, mar, carnes prietas y trémulas a la brisa. 


Pero no siempre fue así. Hace poco más de cien años la playa era otra cosa. La gente iba a "refrescar" cubierta de arriba a abajo. Los cuerpos permanecían siempre a la sombra; sólo los niños, seres inocentes (o casi), podían disfrutar de los baños y sentir la caricia del sol en su piel. Pero pronto los hombres decidieron disfrutar también del mar, y se inventaron los trajes de baño masculinos. 


Las mujeres tardaron algo más, pero también se lanzaron al agua con indescriptibles trajes de baño. ¡Qué escándalo! ¡Pecadoras! ¿Cómo iban a permitir que se mezclaran hombres y mujeres en paños menores? La solución fue crear playas para hombres y playas para familias. Las mujeres sólo existían si formaban parte de una familia. Pero las mujeres -puerta del infierno, las llamaba San Agustín- fueron metiéndose cada vez en trajes de baño más cómodos y más exiguos; y quisieron compartir el baño y el sol con sus compañeros del sexo opuesto. ¡Ah, pecadoras! 


Fueron muchos años de lucha, de recibir insultos e improperios, pero ganaron la batalla. Todo para llegar donde ya habían estado hacía 2.000 años. Las griegas y las romanas fueron más modernas, pero, claro, eran paganas. 


Mosaico de la villa romana de Casale (Sicilia), siglo IV
 Aquí tenéis un vídeo con imágenes de playas desde principios del siglo XX hasta los años sesenta. Suena una impagable canción del verano de 1969: María Isabel de Los Payos.