viernes, 15 de junio de 2012

FIESTA DE GRADUACIÓN 2012. BACHILLERATO Y PCPI






Otra promoción de El Olivo que emprende el vuelo, y esta vez ha tenido una ceremonia de graduación emocionante y hermosa. Hubo emocionadas palabras del jefe de estudios, de los tutores, de los alumnos, vídeos para recordar, actuaciones musicales y mucha, mucha emoción. Gracias a todos los que han trabajado y colaborado para que resultara todo tan especial; gracias, Isabel. Nos gustaría poner aquí un gran reportaje, pero sólo contamos con algunas fotos (y no muy buenas, la verdad), pero sí hemos conseguido el discurso que les dedicó su tutor, Jesús Zapata, y el poema que compuso para ellos. Ahí van con nuestra enhorabuena. 


 Compañeros y compañeras, padres y madres, queridos alumnos:


 Un año más, un curso más, los profesores hemos cumplimentado registros, actas y boletines para poner en el camino a una nueva promoción de bachilleres; en este caso ya la decimosexta. Y un curso más me ha correspondido la responsabilidad y la satisfacción de haberos impartido clases y de haber sido tutor vuestro. Estoy seguro de hablar en nombre de todos mis compañeros del equipo docente al afirmar que ello constituye, además de esa grave responsabilidad profesional, un honor y un privilegio. 


 Se me ha asignado la tarea de impartiros una última lección y se me ocurre que podría llevar como título “El futuro ya está aquí” (como se proclama en una famosa canción que popularizó Radio Futura allá por los años 80 y que seguramente les sonará más a vuestros padres). 


 “El Olivo” empieza hoy a ser para vosotros ya pasado; pronto será el recuerdo, más o menos grato, de unos años –casi infantiles primero y adolescentes después- en los que contemplasteis el mundo a través de sus ventanas. Nuestra tarea ha consistido en iros poco a poco acercando a la atalaya desde la que os corresponde alzar un vuelo ya más libre, menos tutelado, pero que entraña también nuevos retos, posiblemente nuevas acechanzas y seguro, siempre, la aparición de paisajes por descubrir y senderos por explorar. Hacedlo. Hacedlo con pulso firme y paso decidido. Si os tenéis que arrepentir de algo que nunca sea de lo que no os atrevisteis a intentar. Y luchad siempre. En cualquier recodo del camino os asaltará el desánimo, pero no os resignéis a entregarle vuestra bolsa, porque en ello os va también la vida que hayáis decidido vivir. 


 Para continuar con la lección voy a invadir, con su permiso, el territorio de mi colega Santiago, porque quiero ahora hablaros, nada menos, que de toda una diosa. En la mitología griega el olivo es uno de los símbolos más representativos de Atenea –una señora estupenda en casi todos los sentidos. Atenea y su olivo han venido representando tradicionalmente conceptos tan nobles como la justicia, la sabiduría, la protección a las artes –en especial la literatura- la victoria, la protección de la ciudad… También es cierto que a Atenea se la identifica en ocasiones con la guerra (nadie es perfecto), pero para contrarrestar está ahí nuestro espléndido olivo como símbolo universal de la paz. 


 Nosotros, el profesorado y el centro en su conjunto, soñamos con que los alumnos que cada curso concluís esta etapa de bachillerato representéis esas virtudes allá donde vuestros pasos os guíen y en los círculos en los que vayáis recalando porque os consideramos, simbólicamente también, hijos e hijas del olivo. 


Así pues, para cerrar esta postrera lección voy a leeros un breve poema… un poema escrito específicamente para vosotros, a quienes está dedicado, y que pretende recoger en esencia aquello que he tratado de expresar a lo largo de esta breve intervención. Su título lo he anticipado ya: 


 POSTRERA LECCIÓN 


 Sabed que del agua más pura bebisteis; 
sabed que portasteis la enseña más noble 
y la luz más profunda; 
que del tronco imponente del olivo,
de sus ramas nudosas y su plácida sombra 
lleváis el alma preñada. 
¿Sentís la caricia de sus recias hojas 
orlando vuestra frente? 
¿Notáis de la diosa el perfumado aliento 
 fluir por las venas… ungir vuestras mentes? 


 Ahora, muchacha, recoge el sagrado fuego; 
y tú, joven efebo, 
atranca la puerta y cierra las ventanas, 
porque el camino espera…
 y la odisea comienza. 


 Jesús Zapata 


 A los alumnos de 2º de Bachillerato del IES “El Olivo” Promoción decimosexta. Curso 2011-12 Parla, junio de 2012