domingo, 13 de mayo de 2012

UNA SECUENCIA PARA PENSAR: CUENTOS DE LA LUNA PÁLIDA DE AGOSTO DE MIZOGUCHI

"...no he muerto, estoy a tu lado. Tu desilusión ha llegado a su fin. Tú eres de nuevo tú mismo, en el lugar que te corresponde. Te espera tu trabajo... ¡Qué bonita forma! Mi mayor placer era ayudarte en el torno. ¡Qué ganas tengo de verlo cocido! La leña está cortada y preparada. Los soldados se han ido. Haz tu maravilloso trabajo de alfarero en paz... Muchas cosas han sucedido. Tú has llegado a ser el hombre que deseaba que fueras, pero, ¡ay! no podré estar mucho tiempo entre los vivos. Supongo que así es la vida..."