martes, 24 de abril de 2012

SE ABRE LA CAJA DE PANDORA


Durante estos tres años que llevamos participando en la Muestra de los institutos de Parla, hemos comprobado en el instituto El Olivo el poder del teatro. Cada año hemos partido de cero con un grupo nuevo que se matricula en la asignatura de Taller de Teatro de 3º, algunos sin pensarlo mucho o porque no les llaman la atención las otras materias. Cuesta arrancar y desperezarse para alejarnos de la pizarra, de los pupitres, pues se sorprenden que haya una clase donde juguemos, donde improvisemos, saltemos, gritemos, gesticulemos, hagamos mimo… Poco a poco van cogiéndole el gustillo a dejarse sorprender y van descubriendo los secretos de los textos teatrales y de todo el proceso que va desde la palabra escrita hasta la representación que le da vida. Clase tras clase se va haciendo el camino desde la primera lectura de la obra elegida hasta el ansiado momento de la actuación. A lo largo de estos meses previos, vamos comprobando que el teatro puede aportar mucho a los adolescentes porque además de ser una valiosa herramienta de comunicación que les permite mejorar la expresión y la concentración, este arte nos conecta con nosotros mismos, con nuestro interior, con las posibilidades de nuestro cuerpo, de nuestra voz. Este desarrollo de la creatividad es una vacuna contra la ignorancia y la desgana y también una inyección de confianza en nuestros chavales. Vivir la literatura en primera persona, en las palabras de un personaje, es algo inigualable. Ellos van comprendiendo que el teatro es mucho más que saberse de memoria un papel. Es un canal abierto por el que fluyen sin parar emociones, inseguridades, dudas, ilusiones, todo un sinfín de sentimientos que nos recorren de dentro a afuera. Es un trabajo en equipo en el que la unión de todos nos hace más grandes. Este curso el camino se nos ha hecho más cuesta arriba, no ha sido fácil encarrilarlo pero sumando esfuerzos y ganas hemos conseguido llegar hasta aquí. A pesar de los recortes y los hachazos a nuestra querida Enseñanza Pública, algunas seguimos creyendo en ella, en su poder integrador e igualador y seguiremos luchando para que tenga cabida en ella el arte, la creación, la imaginación y las emociones.

Este año os presentamos un Goldoni caribeño y dicharachero. En estos tiempos de crisis que vivimos, todos conocemos a gente que malvive compaginando varios trabajos para subsistir y esto es lo que hace nuestro Arlequín parleño, que decide trabajar para dos amos para ganarse un sobresueldo aunque no para de meterse en problemas. El texto se escribió en Venecia allá por el lejano siglo XVIII, pero al igual que hoy en día, por el escenario van a pasar trabajadores mal pagados, explotados e incluso maltratados, padres controladores que sólo buscan su beneficio, parejas celosas, inmigrantes marginados, mujeres que luchan por sí mismas. Al igual que se hacía en la antigua comedia del arte, hemos enriquecido el texto que se renueva cada vez que lo interpretamos con las improvisaciones de nuestros actores. Al fin y al cabo, la obra solo pertenece al autor mientras la está escribiendo. Este Goldoni olivarero que hoy os ofrecemos, ya está listo para que nos divirtamos y nos riamos juntos.


Patricia y Lola