miércoles, 11 de abril de 2012

LA PELÍCULA DEL MES: CUMBRES BORRASCOSAS DE ANDREA ARNOLD



Se ha estrenado Cumbres borrascosas, una nueva versión, la de Andrea Arnold.
Es su tercera película como directora. Una directora con personalidad propia.
En Red Road ya demostraba una mirada particular colocándose en una perspectiva ambigua y compleja.




En Fish Tank era una adolescente la que nos mostraba un mundo seco, duro que dejaba al final una puerta abierta a la esperanza.



Cumbres borrascosas lleva esa mirada hasta el fondo. Las emociones a flor de piel, la pasión que quema y destruye. Una cámara en mano, desequilibrada; una mirada enfermiza. Casi no hay diálogos. No hay música; sólo los sonidos de una naturaleza salvaje y conciliadora, al mismo tiempo.El espíritu de Emily Bronte está aquí de nuevo, con nosotros...



Hay varias versiones de este clásico. La canónica, la de Hollywood, de William Wyler con el británico Laurence Olivier. .



La heterodoxa, la de Luis Buñuel, Abismos de pasión, con actores de segunda, todo un canto al amor fou y al surrealismo más descarnado.



Encuentra más vídeos como este en Singles Madrid

Habrá que contar con ésta, la de Andrea Arnold, cuando recordemos adaptaciones cinematográficas. Sólo ha sido estrenada en Madrid en dos cines y en versión original. Pasará sin pena ni gloria, porque así lo han decidido las distribuidoras, los nuevos censores, porque no es políticamente correcta, sobre todo porque piensan que no encaja con el gran público y ellos deciden lo que debemos o no debemos ver. Tal vez tengan razón o tal vez no vean más allá de sus beneficios.
Recupera el espíritu de Emily Bronte, traicionándola, como debe ser y siendo fiel, al mismo tiempo. El punto de vista es el de Heathcliff de principio a fin. La naturaleza es otra protagonista, observa y acompaña las emociones de Heathcliff.
Hay en esta única novela de Emily Bronte una segunda parte que nadie -tampoco Andrea Arnold- ha adaptado, en la que aparecen los hijos de los protagonistas. Al final de la novela se cierra el ciclo de odio; las pasiones mueren, se mezclan con la tierra. Perviven en el recuerdo y en la imaginación de los hombres, pero la naturaleza les sobrevivirá. La siguiente generación no cometerá los errores de sus padres; podrá ser feliz... Y Heathcliff se libera del odio sólo a través de su propia muerte en el que encontrará a su amada.

Emily Bronte escribió un clásico. Cierto que esta no es una película ni una novela para espectadores o lectores pacatos. Ni quiere serlo. Los grandes clásicos nunca lo son...