viernes, 14 de enero de 2011

NUESTROS ESCRITORES

Hoy os presentamos una nuevo ejemplo de un cantar de gesta traído a la actualidad con una famosa heroína de nuestras letras, a quien tanto admiran algunos de nuestros alumnos.



Aquí veriedes a la joven Laura, la gran escritora de fantasía, ella llora por los ojos lágrimas saladas. Este llanto se debe a la alegría que le provoca haber obtenido muchísimo lectores. ¡Dios, cómo la alababan!

Laura, la que en buena hora empezó a escribir, confesose que siempre le había gustado soñar, dejar volar su imaginación. ¡Pero escuchen! no fue sencillo llegar a donde está. Son muchos los escritores fracasados e no todos los principios son fáciles, El inicio de Laura Gallego, la gran escritora de fantasía, la que en buena hora empezó a escribir, no lo fue. Tuvo que luchar contra bestias tanto grandes, tanto enormes, tanto fieras. Pero no son las bestias que se imaginan, no son las bestias de las leyendas. ¡Ay, que miedo me da sólo de nombrarlos! esas bestias son: el comercio, la envidia, el dinero… pero sobre todo sus otros lectores competidores.

Cuando hubo conseguido el triunfo de todas estas batallas, Laura, la que deja volar su imaginación, se dedicó a escribir fragmentos e relatos. Cuando vio que le fue bien dijose en empezar a escribir libros, libros que la gente podría leer.

Todos la admiraban, pues sabían su gran generosidad, tanto grandeza, tanto humildad, tanto afán de superación. Su piedade por los demás sólo se notaba en el trato con las personas, pues en sus libros no a todos sus personajes les trataba con piedade. ¡Pero eso es lo maravilloso de sus libros! sus personajes e sus diferentes historias.

Pero volvamos al principio de esta historia, queridos oyentes. Laura está llorando, sí, pero de felicidad, además está sana e viva. Laura se mira las manos, pues gracias a ellas ha podido escribir todas sus obras. Las besa e luego abre la ventana para que entre aire fresco e limpio, según ella aire de cambios.



Raquel del Saz 1º Bachillerato

1 comentario:

Marta de Nevares dijo...

¡Hay que ver! Qué épicos y qué estupendos os habéis puesto los bachilleres. ¡Bravo! ¡Viva la épica!