domingo, 4 de noviembre de 2012

CUENTOS, CUENTOS, CUENTOS...

Esta historia nos ha llegado con imagen incluida.



EL MILAGRO DEL LAGO 

 Era un día muy lluvioso como para salir a pescar. Carlos, el pescador, lo sabía, pero debía llevar comida a su familia. Carlos se fue en un pequeño bote a navegar por el lago que quedaba cerca de su casa. El tiempo empeoró y un fuerte rayo iluminó el cielo gris. Fue entonces cuando apareció el pez más grande que Carlos había visto en su vida. Sintió un jalón en su caña, tiró fuerte de ella y pescó un pequeño pez. Decepcionado y cansado regresó con su pequeña captura. Su esposa, al recibirlo, le dijo: 

-¿Has tenido suerte? 
-No –contestó Carlos-, pero al menos nuestro hijo podrá comer. 

Al cocinar el pez, observaron pequeñas piedras en su estómago: se trataba de diamantes puros. Ese día la suerte de Carlos y de su familia cambió para siempre y para mejor. 

 Jaime Quispe, 3º C