miércoles, 22 de agosto de 2012

CLAUDE DEBUSSY

150 AÑOS DEL NACIMIENTO DE CLAUDE DEBUSSY


Este año se conmemoran 150 años del nacimiento del compositor francés Claude Debussy y para ello me quiero sumar, como gran melómano que soy, a la celebración de tal acontecimiento.

Considerado un innovador radical surgido en una escena musical conservadora, Debussy cambió el curso de la evolución de la música francesa casi sin ayuda. Al disolver las normas y convenciones tradicionales en un nuevo lenguaje de posibilidades insospechadas en cuanto a armonía, ritmo, forma, textura y timbre, creó un cuerpo de obras que dejó una huella indeleble en la música del siglo XX. 

 Pasemos ahora a conocer más de cerca su vida y su legado artístico: Su vida Nacido en un pueblecito cerca de París, Saint-Germain-en-Laye, el 22 de agosto de 1862, Claude Debussy despertó tempranamente su afición por la música, a pesar de la falta de afinidad por parte de su familia. Ingresó en el prestigioso Conservatorio de París a los doce años donde recibió clases de los mejores profesores de la época como Marmontel, Lavignac y Ernest Guiraud. Aunque obtuvo el Gran Premio de Roma de composición en 1884, sus primeras obras publicadas tuvieron un éxito escaso. En gran parte autodidacta, viajó por toda Europa recopilando información sobre las recién descubiertas culturas orientales y entró en contacto con los personajes artísticos más importantes del momento. Desde 1892, su música empezó a llamar más la atención del público, aunque no fue hasta una década más tarde cuando se reconoció la importancia de sus ideas de vanguardia. Fue un crítico musical sincero, que escribió bajo el seudónimo de Monsieur Croche (Señor Corchea). Tuvo que afrontar dificultades en su vida privada, incluidas peleas financieras, el distanciamiento de muchos amigos al dejar a su mujer (Lily Texier) por la que había de convertirse en su segunda esposa (Emma Bardac) y su larga lucha contra el cáncer. 

Murió pocos meses antes del fin de la Gran Guerra (1918), en aquel entonces ya convertido en un compositor de fama internacional. “No es necesario que la música haga pensar a las personas…, sería suficiente con que las hiciera escuchar.” Claude Debussy, 1900 

Su música, La música de Debussy se clasifica dentro de la llamada música impresionista, nacida y desarrollada sobre todo en Francia. Si bien no resulta muy acertado trasladar el término “impresionista” de la pintura a la música, ya que siempre ha sido difícil comparar y establecer puntos de contacto entre ambas artes, es cierto que, surgidas de las dos corrientes artísticas en el mismo período de tiempo, pueden tener algo en común: recrear una impresión general, una imagen fugaz sin ir al detalle. Para ello el músico se sirve de la llamada “paleta orquestal”: emplea los diferentes timbres de cada instrumento de la orquesta del mismo modo que el pintor emplea los colores y las formas para recrear una visión general. Se puede decir que la llamada música impresionista es el “arte de las sensaciones”. Admirador de la música de Wagner, se apartó de ella y se encaminó hacia una música con una fuerte personalidad propia basada sobre todo en la escala pentatónica de la música javanesa y camboyana que escuchó en la Expo Universal de París (1889). Sus composiciones se hicieron cada vez más sensuales, refinadas y libres, con atrevidos cromatismos y melodías sutiles y voluptuosas. La fluctuación rítmica se libera de los compases haciendo, en bastantes casos, casi inútiles las barras de separación. 

Debussy fue un francotirador musical revolucionario; se le puede considerar como uno de los fundadores del lenguaje musical del siglo XX. Su catálogo musical no es muy extenso: cuenta con un total de 227 obras, entre música orquestal, música de cámara, música para piano, óperas, ballets y canciones. Entre toda su producción musical, me gustaría recomendar la audición de las siguientes:

- Preludio a la siesta de un fauno 
- Nocturnos, para orquesta y coro : “Nubes”, “Fiestas”, “Sirenas” 
- La Mer: “Del alba al mediodía sobre el mar”, “Juego de olas”, “Diálogo del viento y el mar” 
- Imágenes, para orquesta: II. Iberia. “Por las calles y los caminos”, “Los perfumes de la noche”, “La mañana de un día de fiesta” 
- Suite Bergamasque. “Claro de luna” 
- Preludios: “La muchacha de los cabellos de lino” y “La catedral sumergida” 
- The Children´s Corner (El rincón de los niños): “Nana del elefante Jimbo”, “Serenata para una muñeca” y “Golliwogg´s Cake-Walk”. 
- Imágenes, para piano: “Reflejos en el agua”, “Homenaje a Rameau”, “Campanas a través de las hojas”, “Peces dorados”. 
- La plus que lente, vals para piano. 
- Dos arabescas 
- L´isle joyeuse, para piano. 
- Estampas, para piano: “Pagodas”, “Noche en Granada” y “Jardines bajo la lluvia”. 
- Pelléas et Mélisande, ópera en cinco actos. 
- El Martirio de San Sebastián, música incidental. 
- Juegos, ballet. 
- Syrinx, para flauta. 
- Rapsodia para saxo alto y orquesta. 
- El hijo pródigo, cantata lírica. 

A continuación y ya para finalizar este recorrido por la vida y obra del genio Debussy, les dejo con un vídeo de mi autoría para que escuchéis algunos fragmentos de sus obras más conocidas, a través de las diferentes etapas de su vida.




 Sergio Iglesias