miércoles, 15 de agosto de 2012

GAROTA DE IPANEMA (LA CHICA DE IPANEMA)

Heloisa, la mujer que inspiró la canción Garota de Ipanema
Hace cincuenta años nació una canción: Garota de Ipanema (Chica de Ipanema). Aunque parezca mentira, a su alrededor han surgido muchas leyendas sobre cómo se compuso y quién era la muchacha que la inspiró. Corría el año 1962 y Antonio Carlos Jobin compuso una música a la que puso letra Vinicius de Morâes. Quien les inspiraba era una muchacha, Heloisa Eneida Menezes Paes Pinto, una maestra de primaria a la que veían pasar, simplemente. Era joven y hermosa, y los dos talluditos artistas la acariciaban con la vista, nada más. La canción fue un éxito mundial, pero ellos mantuvieron en secreto el nombre de su musa. Muchos hicieron elucubraciones y le pusieron cara, cuerpo y sonrisa. Nacía así la leyenda de la garota de Ipanema. 

 La canción se presentó al público en agosto en el club Bon Gourmet, cerca de Copacabana; y se grabó (en vinilo, claro) a principios de 1963 en la voz de Pery Ribeiro. 

Eran los primeros años de la bossa nova, ese dulce camino musical que abrieron los jóvenes burgueses brasileños: cogieron la samba popular, estridente y callejera, le quitaron percusión y estridencias y le pusieron unas miajas de susurro y sensualidad. Cuando la bossa nova se juntó con el jazz, ya fue el delirio; y eso es lo que le pasó a la Garota de Ipanema, que se mezcló con el saxo de Stan Getz y las voces de Joâo Gilberto y de la entonces su mujer, Astrud. Esa versión encandiló al mundo. Miles, millones de mentes imaginaron a la muchacha de larga melena que pasa camino de la playa de Ipanema; ensoñación que creó un arquetipo de mujer brasileña, de vida brasileña y casi de país. 

 Y qué fue de la “garota” real, de Heloisa –Helô para los amigos. Pues se casó con un buen partido para alegría de su mamá y de su papá (general de Caballería y censor en los momentos más duros de la dictadura militar de Brasil), y cuando llegaron las vacas flacas (los ricos, a veces se arruinan) se puso a trabajar como actriz de culebrones,  fue presentadora de televisión y dos veces fue portada de Playboy; la segunda con casi sesenta años (quien tuvo retuvo). Terminó montando una cadena de boutiques de ropa playera que llevaba la marca de Garota de Ipanema, para disgusto de los herederos de Vinicius y Jobin. Nos quedamos con la canción, mucho más hermosa que la realidad. 

 La vamos a escuchar primero en las voces de Joao Gilberto y Gaetano Veloso, muy bossa nova. 



Ahora en la versión más jazzística de Stan Getz con las voces de Joao y Astrud Gilberto. 



 Dejaos llevar por la música y mirad como pasa la chicha de Ipanema.